Cómo hacer un cojín sencillo

Hola costureta!
Hoy traemos un tutorial sencillo pero muy aprovechable, ya que con él aprenderemos a poner una cremallera y a hacer esquinas bien cuadraditas.






Hoy traemos un tutorial sencillo pero muy aprovechable, ya que con él aprenderemos a poner una cremallera y a hacer esquinas bien cuadraditas.
Como siempre, necesitaremos tela, hilo, agujas y alfileres y nuestra querida máquina de coser.
Aquí te proponemos un cojín cuadrado, aunque las instrucciones sirven para hacerlo rectangular si así lo necesitas.
Lo primero es saber la medida del relleno que queremos recubrir con nuestro cojín para que se ajuste perfectamente. Los hay de diversos tamaños, aunque los más frecuentes suelen ser los de 40 x 40 ó 50 x 50 cm, por lo que necesitarás:
Tela de la medida del cojín x 2, añadiendo 1 cm de costura por todo el alrededor del cuadrado.
1 cremallera 5 cm más corta que el lado del cojín. Esto es: 45 cm para un cojín de 50 cm ó 35 cm para un cojín de 40 cm de lado.
Deberemos cortar la tela como en el siguiente esquema:
Primero, sobrehila o remalla separadamente los dos lados de la parte donde irá la cremallera. Ahora cosemos la parte de las marcas, desde el margen de costura a las marcas por cada lado, de forma que nos quede una apertura igual al tamaño de la cremallera que tenemos.

Si quieres, puedes utilizar los orillo en la parte de la cremallera, y así no tienes que sobrehilar.
Ahora vamos a montar la cremallera. Hay varias formas de montarla y esta es una de las más sencillas, que además puedes utilizar luego para diversas prendas.
Plancha la apertura, con las costuras planas, de forma que marques muy definidamente los bordes.

 Alinea los dientes de la cremallera con el borde doblado de la costura, colocando la parte de la cremallera que va unida en un lado de la apertura y sujétala con un alfiler. La zona del cursor sitúala en el otro extremo y sujeta también con un alfiler. Fija bien toda la cremallera alineandola con el borde de la tela.


 Pásale un hilván por toda su longitud para que puedas coserla perfectamente. Además, evitarás  pincharte.
Ahora, estira todo el lado del cojín, con la cremallera hilvanada.Verás que la cremallera se "esconde" debajo de la otra parte de la costura. Fija un alfiler en la mitad de la costura, cogiendo la cremallera, e hilvana también esa parte.



Ahora solo te queda coser la cremallera a las dos partes del cojín, para lo que deberás usar el pie de cremalleras. Hay varios pies que sirven para este fin, y aquí te ponemos dos ejemplos:
Este es el pie de cremallera más habitual en las máquinas caseras.
Otro pie para coser cremalleras.
Cosemos la cremallera, empezando por la parte que va a ras de los dientes, hasta llegar al otro extremo donde giramos la labor 90º para coser aproximadamente 1,5 cm y volver a girar la labor para coser recto otra vez hasta el otro extremo, asegurándonos que cosemos tela y cremallera. Así nos quedará la cremallera cosida por dentro:


Así queda cosida la cremallera por dentro.
Ahora, deja abierta la cremallera a la mitad y une los dos cuadrados de tela enfrentando los lados de la cara.
Cose todo el contorno, girando 90º en las esquinas. Remata y corta los hilos.
Ya casi estamos!. Corta en diagonal en las 4 esquinas y sobrehila las costuras que acabas de coser.

Ahora ya solo queda dar la vuelta al cojín por la cremallera y ya tienes tu cojín listo para cambiar la decoración de tu casa!

Qué te ha parecido? Fácil, verdad?
Un beso y hasta pronto!


1 comentario: